mejores tratamientos de keratina

Comencemos por el principio ¿Qué es la queratina? Se trata de una proteína que el cabello necesita para encontrarse libre de frizz y mantenerse completamente santo. No obstante a que el mismo la fabrique sin ayuda de ti, debido a los excesos del secador, rizadores y tintura, complican a la cantidad que el cabello produce. Por lo tanto, la salud y el aspecto del cabello, se ven modificados.

De esta forma nacen los tratamientos de keratina. Estos te brindan un cabello brilloso y liso. A simple vista parece convincente esta clase de tratamientos, pero debes saber que existen ciertos factores previos a conocer antes de llevarlo a cabo.

Básicamente, y lo vuelvo a repetir, el tratamiento de keratina le reduce el frizz y alisa tu cabello para que se vea mucho más brilloso. Ten en cuenta que los resultados de susodicho tratamiento son temporales, por lo que se recomienda aplicarlo cada cuatro meses.
keratina para el cabello

Este tratamiento tiene que ser realizado por un profesional en condiciones, ¿por qué? La queratina tiene innumerables cantidades de químicos, que si no se manipulan bien, puede afectar de forma adversa a tu cuero cabelludo ¡Ten cuidado!

El tratamiento de keratina para el cabello cumplirá tus sueños de tenerlo liso siempre sin esforzarte mucho. Sin embargo, no todos los profesionales que lo llevan a cabo, logran resultados óptimos. Al día de hoy, han aparecido diferentes opciones para tener un cabello sedoso y liso.

Características

Someterse al tratamiento de keratina para el cabello es seguro dependiendo de la persona que lo ejerza. Muchas mujeres desconfían del mismo por el gran nivel de químicos que el producto posee.

Es normal que seas alérgica a este tipo de productos ¿Cómo te das cuenta de ello? Las náuseas, los mareos, el ardor en ojos, los vómitos, la picazón en piel, el ardor en la garganta y lengua son claros signos de que el tratamiento no es para ti. Si esto sucede, lo debes suspender rápidamente para que la situación no se agrave.

A continuación te mostraré algunas características importantes que debes tener en cuenta antes de seleccionar el tratamiento:

  • Formol:

    Se trata de uno de los químicos que este producto posee. El mismo se activa al momento de utilizar la plancha en temperaturas muy elevadas para obtener el alisado perfecto que tanto deseas.
    tratamiento de keratina para el cabello

El formol es agresivo y puede resultar nocivo para tu cabello y salud, básicamente. Los productos para llevar a cabo el tratamiento, generalmente, contienen dicha sustancia. Por lo tanto, recuerda preguntar en el salón de belleza, si lo que te aplican es libre o no del mismo.

  • Permanencia:

    Recuerda que este tratamiento no es permanente; el tiempo predeterminado de la duración que tienen el alisado, son seis meses. Posteriormente, debes tener otro encuentro con el profesional para comenzar con los retoques.

  • Puntos a favor:

    Otras ventajas de la queratina, además de alisar el cabello, son eliminar el frizz, hidratar el pelo y cerrar la cutícula. El brillo del mismo hará que, vayas donde vayas, seas el centro de atención.
    tratamiento de keratina

  • Consecuencias:

    En caso de poseer rulos y arriesgarte al tratamiento de queratinas, debes tener en cuenta que, posteriormente, los rulos no se verán iguales. Generalmente las ondas del cabello no tengan forma. En caso de querer regresar a los rulos como los tenías anteriormente, te costará más.

En el mercado te puedes encontrar los mejores tratamientos de keratina y los peores. Mi recomendación es que no te quedes con el primero que te encuentres, investigues y busques referencias de familiares, amigos, pareja, etcétera. Otro factor que no te puedes olvidar, es consultar con el profesional cuales son los químicos que el tratamiento posee.

Anteriormente te he dado los síntomas en caso de ser alérgica al tratamiento. En caso de sufrir alguno cancélalo de inmediato para no dañar tu salud ni la del cuero cabelludo, ¿de acuerdo?

El maquillaje sirve para realzar nuestros puntos fuertes pero en ocasiones tiene el efecto contrario, sobre todo cuando se nos va la mano con las brochas y los colores. De hecho, maquillarse demanda una mezcla perfecta de arte y práctica, salpicada con un poco de conocimiento. ¿Cuáles son los fallos que debes evitar a toda costa?

  1. Recurrir a demasiados colores. Los estuches de maquillaje normalmente incluyen muchos colores pero eso no significa que debamos usarlos todos de una sola vez. Recuerda que no se trata de pintarse un arcoíris en el rostro ni de combinar las sombras con el color del vestido o del bolso.
  2. Usar tonos inapropiados. El maquillaje debe servir para realzar nuestros rasgos más favorecedores, lo cual significa que todo debe lucir lo más natural posible. Por eso, una sombra de ojos roja no suele sentar bien, al igual que el exceso de polvos bronceadores en las mejillas. 3. Dejarse llevar por la moda. En los últimos tiempos el rojo intenso para los labios ha vuelto a ser tendencia. Sin embargo, si esta paleta de colores no combina con tu tono de piel, es mejor que la evites porque el resultado será fatal.
  3. Abusar del delineador. Probablemente se trata de uno de los errores de maquillaje más difundidos entre las mujeres. Y es que el delineador de ojos se debe utilizar para realzar la mirada, no para esconderla. Cerciórate de que usas el delineador para agrandar tus ojos, no te empeñes en cambiar su forma.
  4. Aplicar tonos muy claros. Hay quienes se pasan con los polvos blancos, consiguiendo un “efecto geisha”. Sin embargo, este maquillaje no suele ser favorecedor y nos hace lucir como si estuviésemos enfermas. Cuando se trata de bases, lo mejor es apostar por una que se parezca al tono de nuestra piel.
  5. Olvidarse del polvo traslúcido. Ni siquiera el mejor maquillaje es inmune al paso del tiempo, el calor, el esfuerzo o los cambios de temperatura hacen que aparezca el brillo. Sin embargo,puedes prevenir este problema aplicando un polvo traslúcido o llevando contigo unos polvos compactos para retocarte.
  6. Usar unas pestañas exageradas. Las pestañas postizas están a la orden del día, al igual que la máscara de pestañas. Aplicadas con tino, pueden ser muy favorecedoras pero cuando son exageradas no nos hacen ningún favor sino todo lo contrario, resultan muy poco reales.
  7. Aplicar mucha base. En materia de maquillaje, menos casi siempre es más, una regla que también se aplica a la base. De hecho, muchas mujeres creen que mientras más base apliquen, mejor cubrirán las imperfecciones pero en realidad el exceso de base provoca el efecto opuesto realzando granos y arrugas.
  8. Usar demasiado iluminador. Es un error que probablemente todas las mujeres hemos cometido al intentar esconder las ojeras. En ese caso, lo que logramos es un “efecto panda” o “antifaz” ya que la zona queda mucho más clara que el resto de la piel. Sin embargo, recuerda que esta zona se debe trabajar con un corrector y un iluminador, el iluminador se aplica solo en el lagrimal y el rabillo del ojo.
  9. No limpiar la piel antes de maquillarse. Todas sabemos que es necesario retirar a conciencia el maquillaje pero lo que pocas sabemos es que este ritual también es válido antes de maquillarse. Si te maquillas y la piel no está limpia, la suciedad puede taponar la epidermis y provocar envejecimiento prematuro.