Yoga: clases para cuidarnos a nosotros mismos

Yoga: clases para cuidarnos a nosotros mismos

«Voy a practicar yoga». Dicho así suena muy sencillo, pero entre esa simple afirmación y la realidad de esta conocida actividad, hay mucho por explorar. Justo por eso, nos sumergimos hoy en este interesante mundo, porque aunque es cierto que puede ser muy beneficioso para muchos aspectos de nuestras vidas, saber exactamente de qué se trata y por dónde empezar es esencial si nuestra intención es iniciar un nuevo camino físico y espiritual dando Clases de yoga en Sevilla.

Antes de entrar en materia, debemos saber que hay dos cuestiones clave. La primera es comprender con claridad el objetivo del yoga; es decir, las ventajas que va a suponer para nuestro día a día practicarlo regularmente. En segundo lugar, y no menos importante, es necesario entender que el yoga no es un ejercicio único, sino que dentro del mismo hay diferentes vertientes que se adaptarán más o menos a lo que deseemos conseguir. Aunar estos dos elementos puede marcar la diferencia entre encontrar nuestro sendero o quedarnos a mitad del mismo.

Beneficios para cuerpo y alma

Si os han dicho que el yoga es una actividad completa es porque es verdad. Hay quien menosprecia el hecho de realizar estos ejercicios al señalar que no son deporte y que es perder el tiempo. No obstante, el yoga puede ayudarnos a ganar fuerza y músculo, corregir posturas, multiplicar la flexibilidad y mejorar nuestro equilibrio.

Obvio que a todos nos gustaría conseguir eso, pero para alcanzar las metas que nos marquemos es tan importante la predisposición como un buen plan de trabajo, algo para lo que contar con la guía de un entrenador personal resulta más que relevante. Será él quien, analizando nuestra situación, pueda indicarnos por dónde empezar y qué tipo de yoga se adapta mejor a nosotros.

Hemos hablado de las ventajas para nuestra rutina a nivel físico, pero incluso con más fuerza notaremos el provecho mental. Esta actividad está indicada para reducir el estrés y la ansiedad, así como para aumentar la concentración. Si optamos por unirnos a algún grupo de yoga y mostramos predisposición y dedicación (necesario para conseguir resultados en muchos ámbitos de la vida), esto nos ayudará igualmente a ser más productivos en todo lo que hagamos y, por supuesto, a descansar mejor, ya que nuestra mente alcanzará ese equilibrio que tanto anhela.

Elegir la clase correcta

Podemos decir que el yoga se ha hecho famoso en los últimos años, pero si afirmamos que es un gran desconocido, también acertaremos; y es que no hablamos de yoga, sino de tipos del mismo en función de qué queremos trabajar y lograr.

Para analizar todos los estilos que hay, necesitaríamos mucho tiempo, pero queremos servirte al menos de guía para que entiendas alguno de ellos y te hagas una idea de por dónde podrías tirar.

  • Para reducir la tensión de nuestra vida cotidiana el Yin Yoga es idea, ya que se basa en posturas, hasta cierto punto sencillas, que se mantienen durante minutos.
  • Si queremos simplemente encontrar calma, el Yoga Flow es fantástico por sus movimientos basados en la respiración.
  • Y si necesitamos más dinamismo, optar por el Kundalini Yoga sería un acierto, puesto que combina posturas estáticas con ejercicios en movimiento.

No queremos volverte loco con más datos, pero sí debes tener claro que la preparación para empezar a hacer yoga es tan importante como el ejercicio en sí. Contar con una persona experta en la materia que nos indique el camino a seguir en nuestras clases de yoga será vital para acertar en nuestra elección y cumplir metas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.