Próxima Parada: París (I)

Próxima Parada: París (I)

¿Quién no ha deseado alguna vez en su vida visitar París? Todos dicen que es un lugar que hay que visitar al menos una vez en la vida. Le llaman la ciudad del amor y siempre circulan historias de amor sobre parejas de todos los tipos.

Hay multitud de películas orientadas en esta ciudad, como París Je t’aime, y es que es una fuente de inspiración en todos los sentidos. Por ello, creo que ya era hora de empezar un Próxima Parada sobre esta majestuosa y encantadora ciudad.

Como de costumbre empezaremos por la ubicación para que sepáis, más o menos, dónde se encuentra.París, como ya todos sabemos (o al menos eso creo), es la capital de Francia. Se sitúa junto a un meandro del río Sena. Está al norte de Francia y, curiosamente, partes de la ciudad se conforman en pequeñas islas debido al río Sena. Estas dos pequeñas islas de las que os hablo son La isla de Sa Luis y la Isla de la Cité, el resto de París está en tierra firme.

Respecto a la población hay que destacar que París tiene una población de más de dos millones de habitantes. La superficie total de París es de unos 105 kilómetros cuadrados, por lo que se considera bastante grande.

En sus fronteras sólo limita con otras ciudades francesas, por lo que no tienen contacto directo con otro país.

La semana pasada os hablé sobre la situación geográfica de esta maravillosa ciudad. En esta ocasión voy a hablaros sobre la historia de París, aunque creo que es una de esas ciudades que todo el mundo conoce, por lo que puede que algo de la historia ya la sepáis.

De todas formas, estoy seguro de que algo aprenderéis de este artículo, puesto que pondré algún que otro dato interesante.

Se supone que la fundación de tal majestuosa e importante ciudad se sitúa entre los años 250 y 200 antes de Cristo. Esta fundación correría al cargo de los llamados parisios.

 Aunque no se sabe exactamente dónde se proclama la fundación de la ciudad, se cree que fue en la Ile de la Cité. París no toma su actual nombre hasta el siglo IV, puesto que antes estuvo sitada por los romanos. Es Clodoveo, rey de los francos, quien da el nombre de París a la ciudad.

París siempre ha sido un referente tanto en la moda de la alta costura como en el progreso académico y científico. Respecto a la historia, no podemos pasar por el alto la Revolución Francesa, donde empezó la liberación del pueblo y la opresión que ejercía el dinero sobre éste empezó a ser menguada.

Como viene siendo costumbre en mis apartados de este blog hoy voy a acabar, por ser lunes, la serie de artículos de Próxima Parada: París.

Ya hemos hablado de la historia de la ciudad y también de la situación geográfica, así como de su población y las ciudades colindantes, por lo que sólo nos queda una cosa de la que hablar: sus monumentos.

París es una ciudad rica en monumentos y en historia, característica que suele acompañar a las ciudades del viejo continente, pero París tiene un encanto especial para todo el mundo.

En París encontramos uno de los monumentos más famosos de la historia del humanidad: La torre Eiffel. A pesar de no ser un monumento de la antigüedad, la torre Eiffel atrae a muchos visitantes, por lo que está muy bien cuidada por parte de la ciudad. Es un reclamo de viajeros excelente y desde su parte más alta se puede ver todo París.

Otro reclamo turístico en París es el museo del Louvre. En el Museo del Louvre podemos encontrar obras tan preciadas como La Mona Lisa o Gioconda del magnífico y enigmático pintor Leonardo Da Vinci o la Venus del escultor Milo. La visita a este museo es obligada si vas a París.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *