Cinco motivos para aprender a hacer tartas de fondant

Cinco motivos para aprender a hacer tartas de fondant

El titular de este post seguro llamará la atención a más de un@, pero es que no podría escribir hoy de otra cosa. Estamos preparando un cumpleaños sorpresa para un amigo que cumple añitos esta semana. Pensamos que en la fiesta no podría faltar la tarta con sus velitas. Por supuesto, la tarta de fondant eran nuestro objetivo.

Como estamos muy ataread@s con el trabajo y ocupaciones varias, hemos pensado que mejor que hacerla, ¡encargarla! Y, ay, bendita ignorancia, cuál no ha sido nuestra sorpresa al ver los presupuestos que se manejan para este tipo de pasteles: algunas personas cobran por ración, entre 4 y 7 euros, según los adornos que lleve el dulce, y otras directamente nos han dicho que a partir de unos 75 euros, según las complicaciones que conlleve el diseño en sí que queramos para esas tartas fondant.

Teniendo esto en cuenta, hemos decidido apretarnos el cinturón y prepararlas nosotr@s mism@s. Sin lugar a dudas, el precio ha sido el detonante de este ‘made it yourself’ repostero, pero hay otros cuatro motivos por los que os aseguramos merece la pena aprender a hacer tartas de fondant, ¿y con quién mejor que con MásQrecetasdepostres?

¿Por qué usar Fondant para tus postres?

Cinco motivos para aprender a hacer tartas de fondant 1

  1. EL PRECIO. Empezamos por el detonante de este post, el precio. Si bien entendemos que estos pasteles exigen mucha dedicación y esfuerzo, no me convence que ese ‘mucho tiempo’ sean unas tres horas, como nos ha comentado una de las personas a las que pedimos presupuesto… ¿75-80 EUROS POR TRES HORAS?
  2. DISEÑO ÚNICO. Una de las cosas buenas de aprender a hacer tus propias tartas fondant es que vas a poder ponerle todos los detalles que quieras, sin necesidad de andar detrás de la pastelera para que quite o añada tal o cual cosa. Además, si eres una persona imaginativa, seguro que conforme vayas preparando las piezas se te irán ocurriendo nuevas cosas para ponerle. Así, el diseño de este pastel será 100% original y adaptado al homenajeado/ la homenajeada.
  3. ¿FUENTE DE INGRESOS? Se me ocurre, si hay muchas personas que están sacando un dinerito con estos dulces tan de moda, ¿por qué no aprender a hacerlas bien, de forma profesional, y venderlas también nosotros? Podemos ponernos en contacto con pastelerías y panaderías para que a través de ellas se ofrezcan nuestras creaciones reposteras. También podemos darlas a conocer a través de páginas de Facebook –hay cientos de ellas- con fotos de nuestros pasteles, compartiéndolas con amigos y conocidos y consiguiendo así encargos.
  4. DAR RIENDA SUELTA A TU CREATIVIDAD. Si sois personas creativas y, además, golosas, ¿qué esperáis para meter las manos en la masa? Hay tartas fondant que son auténticas obras de arte y seguro que si te gusta la cocina y la repostería ya habrás hecho bastantes pasteles y bizcochos, ¿por qué no dar un paso más y lanzarte por estos dulces bastante más complejos?
  5. CONTROL DE INGREDIENTES. Con este último punto quiero hacer referencia a la importancia que tiene el poder controlar hasta el último detalle relativo a los ingredientes que llevará nuestra tarta. Este aspecto es fundamental sobre todo en los casos en los que algunos de los invitados a nuestra fiesta presente alguna intolerancia alimenticia. Además, podemos hasta hacer una especie de ‘tarta fondant light’, optando por productos con menos calorías y grasas, sustituyendo azúcar por edulcorantes, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *