Trucos de belleza: ¡SOS! Depura tu piel tras el Verano

Trucos de belleza: ¡SOS! Depura tu piel tras el Verano

Llegamos a Septiembre y con él nos despedimos de las vacaciones, de la estación estival y de los largos días de sol. Muchas de nosotras ya nos hemos incorporado a nuestro puesto de trabajo con todo lo que ello implica: menos tiempo libre y vuelta a la rutina.

Mucho se ha hablado del síndrome postvacacional, pero probablemente poco sabemos de los efectos que tiene sobre el estado de nuestra piel. Durante el verano solemos ser menos estrictas con los cuidados a los que sí solemos prestar más atención el resto del año, dejamos un poco más de lado la comida saludable, somos menos estrictas con nuestra rutina de belleza, nos exponemos mucho más tiempo al sol, etc… Y todo ello se une al hecho de que llegamos a una época en la que el clima varía de un día para otro, provocando que nuestra piel se muestre castigada y estresada con síntomas claramente visibles, sobre todo cuando empezamos a perder el tono bronceado.

Si quieres recuperar la salud de tu piel, te proponemos unos trucos de belleza. Toma nota de estos consejos para conseguir un rostro radiante, de complexión y texturas impecables.

  1. Exfolia: la acumulación de células muertas, queratina e impurezas en la piel provocan que ésta se engrose y resulta la principal causa de pérdida de luminosidad en la piel, mostrando un tono opaco, apagado. Igualmente, esta acumulación “engrosa” el cutis empeorando su aspecto. Una buena exfoliación incorporada en tu rutina de cuidado facial afinará el cutis, eliminará los desechos y toxinas y la purificará mostrándola y manteniéndola más limpia, suave y radiante. Si tienes la piel grasa, exfolia tu rostro dos veces por semana. Si tienes la piel seca, con una vez a la semana o una vez cada dos semanas será suficiente. Recuerda que una buena exfoliación no tiene que irritar tu piel: si después de exfoliar acabas con la piel enrojecida tienes que bajar la intensidad de la exfoliación.
  2. Refuerza: estudia tu piel, ¿qué es lo que más necesita? ¿Tienes el poro dilatado? ¿Se te descama la piel? ¿Te han aparecido manchas?… Conocer las necesidades concretas de tu rostro es primordial para diseñar un tratamiento acorde y, por tanto, recuperar su estado de una manera más óptima. Añadir un buen serum de tratamiento concentrado potenciará sus efectos.
  3. Regenera: las mascarillas serán tus mejores aliadas para reestructurar la barrera protectora de la piel y potenciar los efectos de tu tratamiento. Por sus efectos calmantes y refrescantes, busca mascarillas anatómicas, también conocidas como “velo”. Estas “caretas”, generalmente de algodón, garantizarán que sus propiedades penetren íntegramente en la piel al mismo tiempo que la refrescan (puedes conservarlas en la nevera para aumentar sus efectos). Además, puedes utilizarlas no sólo como tratamiento (una o dos veces por semana) sino que también puedes emplearlas para un efecto flash (revitalizar tu piel de cara a un evento) o para mimarte y descansar después de un largo día.
  4. Rehidrata: busca una hidratante refrescante, que sea ligera pero de acción profunda para que calme la piel y la fortaleza ayudando así a protegerla. La hidratación ideal será aquella que se componga de agua, sobre todo, ingredientes humectantes (que retienen la hidratación) y de aceites vegetales (evita en todo lo posible aceites animales o minerales). OJO: la hidratación externa de la piel es tan importante como la hidratación interna, bebe al menos 2 litros de agua diarios para equilibrarla.

No dudes y pregunta en tu tienda de cosméticos de confianza por aquellos productos que te ayudarán a recuperar tu piel. Del mismo modo, teniendo en cuenta estos trucos de belleza de los que te hablamos, no temas y lánzate a probar nuevas cosas: mascarillas de acción nocturna, productos de tratamiento de choque… y, sobre todo, si no encuentras ese producto milagroso que pueda con todo, combina productos de gamas y acciones diferentes incluso en la misma aplicación para conseguir un tratamiento más global (por ejemplo: si tienes piel mixta con mucho contraste, puedes utilizar un producto en la zona seca y otro diferente en la zona grasa según tus necesidades).

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *