Recetas dulces: Aprende a hacer nubes de gominola

Recetas dulces: Aprende a hacer nubes de gominola

Me declaro incapaz de pasar por delante de un kiosco y no pararme a comprarme algunas nubes de gominola, también conocidas como esponjitas. De verdad, ¡incapaz! Como si fuera una niña de cinco años, es verlas y… ¡la locura! Por eso ayer, de vuelta a casa, me pregunté, ¿será posible hacerlas de forma casera??? Mi gran amigo Google me dio la respuesta. Yo probé, ¡y me encantó el resultado! Hoy lo comparto con vosotros como una de las recetas dulces que estoy segura más os van a gustar.

Como ingredientes vamos a necesitar lo siguiente:

  • Dos sobres de gelatina neutra en polvo, deben ser de 10 gramos cada uno, no más.
  • 200 ml de agua.
  • 300 gramos de azúcar.
  • Un sobre y una cucharada de otro sobre de gelatina de fresa o frambuesa. Unos 100 gramos más o menos, ya que esos sobres suelen tener unos 85 gr. hará falta coger una cucharada del otro. Guarda el resto que seguro te apetece repetir, ¿eh?
  • Azúcar glas para rebozar.

Preparación de las nubes de gominola

Lo primero que vamos a hacer es poner a calentar el agua en un cazo. Una vez empiece a hervir añade la gelatina neutra y el azúcar. Remueve bien y baja el fuego. Mantenlo así durante unos cinco minutos.

El siguiente paso es incorporar la gelatina de frambuesa y seguir removiendo, otros cinco minutos más. Pasado este tiempo deja enfriar la mezcla en el caso, hasta que la veas semicuajada.

Ahora echa mano de una batidora de varillas, monta la gelatina durante unos minutos hasta que veas que la textura queda como la del merengue.

nubes-de-gominola-int

Para continuar vamos a necesitar un tuper o molde rectangular de unos 15 por 23 cm. Fórralo con plástico transparente y espolvoréalo con azúcar glas. Mete dentro la gelatina montada y deja a temperatura ambiente unas 12 horas. Pasado ese tiempo vuelca la gelatina en una tabla y con un cuchillo grande, bien afilado, corta con decisión unas tiras. Después, rectángulos… ¡Casi listas! Reboza en azúcar glas y ¡a chuparse los dedos! Ya están nuestras nubes. Fácil y rápido con recetas dulces que harán las delicias de los adictos a las chuches como yo.

Esta receta es para conseguir nubes blanditas. Hay gente que las prefiere más duras. De hecho, las vendes más sólidas, a modo de ‘bloques’. Para conseguir más o menos esa textura y consistencia hay que dejarlas al menos otro día al aire libre. ¡Listo!

Para darle una vuelta de tuerca a estas recetas dulces, comentaros algo que seguro mucho sabéis: hay gente que las mete en el congelador, para comérselas heladas. Otros las queman… ¡Esto a sí me parece algo insano, la verdad! Y la mejor idea es rebozarlas de chocolate, con una fondue de chocolate… ¡Sin palabras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *